jueves, 29 de diciembre de 2016

“Patria” de Fernando Aramburu (una crítica parcial y cargada de prejuicios)

Dicen que es la novela del año. Y más cosas, dicen. Babelia, por ejemplo. Agárrense: «Patria es, sobre todo, una gran y meditada novela. Pero la tradición del género lleva incluida la virtud de explicar a sus contemporáneos algo del mundo que les ha tocado vivir, o que forma parte de su herencia: amalgamar evocación y análisis. Lo hicieron los Episodios nacionales, de Galdós, justo cuando hacía falta recordar y suturar discordias civiles, y lo hizo Guerra y paz, de Tolstói, cuando corría riesgo de olvido el origen de la Rusia moderna. Lo mismo están logrando ahora las novelas de Fernando Aramburu».

Han leído bien: han dicho TOLSTOI (y también Galdós, sí, pero aquí somos tirando a rusófilos) y lo han dicho para que nos quede claro que Patria es el equivalente español de Guerra y Paz y así, como quien no quiere la cosa, establezcamos una relación que nos quede grabada a fuego en la memoria de tal modo que cada vez que vayamos a El Corte Inglés y veamos un libro de Aramburu (y siempre y cuando hayamos sido lo bastante gilipollas como para creemos cualquier cosa que nos diga el indocumentado de turno), sabremos que estamos ante una obra que dentro de doscientos años será obligada lectura para entender esa parte de nuestra historia. Imagínense ahora lo que sería tener una primera edición. Creo sinceramente que si este va a ser el argumento, a partir de ahora los de Tusquets deberían ofrecer la opción de comprar los libros de Aramburu con vitrina, funda protectora y guantes de latex en boutiques tipo Nespreso, con su pompa y su trascendencia y su gafapastismo de pandereta.

Yo lo intenté. Juro por dios que lo intenté. Verdad es que lo hice sin ganas porque me apetecía menos que poco meterme entre pecho y espalda “una novela memorable sobre los 40 años de deriva fascista en Euskadi” (Babelia dixit, again) escrita por un señor que lleva más o menos ese tiempo viviendo en Alemania que por muy expertos que sean allí en derivas fascistas ya te pilla un poco de oídas.

Pues sesenta páginas. Eso es exactamente lo que aguanté sin vomitar.

Yo veía el libro, tan inmenso, y leía las críticas, tan elogiosas, y me imaginaba que aquello sería como subir al Tourmalet en bicicleta de marcha única con ruedines. Tampoco me interesaba el tema, tan monotemático, tan cercano, tan específico. Tan vasco. Es así: me dio dentera. Pero miren, quién dijo miedo, si prácticamente leí Escuela de Mandarines del tirón. De modo que ahí fuimos; con todo: mira mamá, sin manos. Y claro: hostiazo. Que parece mentira, también, viniendo de mí, ni que fuera nuevo en esto.

La novela — y más concretamente esas sesenta páginas (cantidad más que suficiente para hacerse una idea de qué va el tema y cómo va a ser a lo largo de las restantes quinientas, se pongan como se pongan los detractores de las lecturas a medias)— es de un simplismo atroz (pero ATROZ), sobre todo teniendo en cuenta que se vende precisamente como todo lo contrario. 

Ligereza, tu nombre es Patria. 

La premisa: dos mujeres van camino de enfrentarse a un duelo de fregonas en Villasangría por culpa de que una es una etarra madre de etarra y la otra es viuda de víctima del terrorismo, víctima a su vez, porque estas cosas han ido siempre un poco de la mano. En el pasado fueron amigas. Tomaban chocolate con churros. Esto puede parecer una tontería pero a Aramburu le sirve para justificar la profundidad de los sentimientos de ambas. A mí la cita (elegida, como siempre, con la peor de las intenciones) me viene especialmente bien para poner en evidencia el nivel.

«Bittori era más de tostadas con mermelada y descafeinado de máquina; Miren, de chocolate con churros. ¡Con lo que engordan! Le daba igual. ¿Se llevaban bien? Muy bien, íntimas. Un sábado iban las dos juntas a una cafetería de la Avenida, el siguiente a una churrería de la Parte Vieja. Siempre a San Sebastián. Decían San Sebastián como decían Donostia. No eran estrictas. ¿San Sebastián? Pues San Sebastián. ¿Donostia? Pues Donostia. Se arrancaban a conversar en euskera, pasaban al castellano, vuelta al euskera y así toda la tarde.
—¿Imaginas que nos hubiéramos metido monjas?
Y se reían. Sor Bittori, hermana Miren. En ese plan».

Te partes. 

Yo sé que la novela decimonónica, esa que gusta tanto a este blog, ha tenido ya su momento y que ahora es el tiempo de la televisión y sus malas artes por lo que todo lo que no sea acción tendrá que ser, necesariamente, detracción. A quién le interesa la prosa, verdad, ¡con lo que engorda! Pero una cosa es ser moderno o tener prisa y otra pasarte de frenada. Aramburu lo hace. Pasarse de listo, digo. Quiero pensar que ignoro la razón, pero no es así: Aramburu es un vago y probablemente sus lectores también. Lo único seguro es que su editor un perfecto inútil. 

No me creen. Ya me creerán. Aquí otro párrafo, ejemplo perfecto de lo que quiero explicar y que no es otra cosa que las razones que me mueven a dejar la novela a medio empezar, prácticamente ni eso:

«En el fondo, y que me perdone el Txato, la comprendo. Comprendo su transformación, aunque no la apruebo. Entre la merienda aquella en la cafetería de la Avenida y la siguiente en la churrería de la Parte Vieja, mi amiga Miren cambió. De repente era otra persona. En una palabra, había tomado partido por su hijo. No tengo la menor duda de que se fanatizó por instinto materno. En su lugar, quizá yo me habría comportado igual. ¿Cómo vas a darle la espalda a tu propio hijo aunque sepas que está cometiendo maldades? Hasta entonces, Miren no se había interesado lo más mínimo por la política».

De repente era otra persona”. De repente. Así, sin más, un día te levantas y como tu hijo tiene arrebatos fastizoides, probablemente fruto de malas compañías y yogures caducados, vas tú y también, qué coño, porque es tu hijo y es de Bilbao. Y ya gora eta hasta en la firma. Te fanatizas, madre, por instinto materno. Y te fanatizas con el rebelde, no con la pécora independiente ni con el buen estudiante, hijos también como aquel de pleno derecho, sino con el tunante, arrebatado y violento hijo de la gran puta. Cosas del instinto materno, supongo, que es caprichoso. No sé, Aramburu sabrá. Digo yo que se habrá documentado, a mí desde luego me faltan razones. Yo no comprendo su transformación. De repente no se es otra persona como de repente no se está en la China. Hay un proceso, un camino, y si quieres que yo te crea, si vamos a jugar a empatizar con el terrorista en esta novela de doble cara, mejor será que aportes algo más que argumentos de jardín de infancia y desde luego Cuando despertó su fascismo estaba allí no es de los mejores.

Si al bueno Aramburu no es capaz de meter en una novela sobre la deriva fascista de un país las razones por las que una madre deriva precisamente en esa dirección, a mí tampoco me cabe su novela en la maleta.

Y de repente ya no estoy leyendo LA MEJOR NOVELA DEL AÑO.



88 comentarios:

  1. Acabo de terminar de leer la novela y, definitivamente, creo que usted y yo hemos leído libros distintos o quizás sea que leerse las primeras 60 páginas de una novela y atreverse a hacer una crítica lo mismo es un poco arriesgado...Con respecto a la transformación de Miren le diré que, por desgracia, yo si que conozco un par de casos similares.Puede ser que la expresión "de repente" no sea la más acertada pero no olvidemos que está dicha por Bittori, a quien no se le presupone el dominio del lenguaje que se le debe presuponer a Aramburu.No sé si es la mejor novela del año o no, a mi personalmente ha gustado mucho y me parece que refleja muy bien una parte de nuestra historia.Un saludo,
    Nerea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será que la de usted es de Sexto Piso.

      Eliminar
    2. ¿Se llama usted Nerea?, ¿o ha dejado su opinión plasmada como lo haría Nerea y Tongoy es pongamos Joxe Mari, el destructivo?

      Eliminar
    3. Me deja estupefacta que alguien se atreva a hacer la crítica de un libro confesando que sólo se ha leido las primeras 60 páginas. ¡Sí señor, eso es hablar con autoridad y conocimiento del tema!.
      Pero aún me asombra más que se ataque a NEREA con comentarios tan sosainas como ese del 6º piso o Joxe Mari el destructivo. Por favor, señores, seriedad.
      Yo sí he vivido esos casi 40 años en el Pais Vasco y la lectura de "Patria" me ha removido muchos sentimientos que creía archivados. Nadie que haya estado aquí cuando mataban a un guardia civil o un particular y haya oído eso de "algo habría hecho" o "dicen que eran un chivato" puede quedarse impasible ante el recuerdo, amargo, triste, vergonzoso, de ese no querer saber nada, sentir que mientras no se metieran conmigo o con los mios, podían hacer lo que quisieran ...Y éramos tantos los que obrábamos así que la banda se creía con cobertura social cuando lo que tenían era a un montón de cobardes que preferíamos "mirar hacia otro lado".
      Por eso me ha gustado "Patria", la he leido de un tirón y he regalado algun ejemplar a la gente que quiero. No podemos volver a olvidar, no podemos caer nuevamente en ese egoismo, en ese "conmigo no va". Por favor, piensen seriamente que Fernando Aramburu ha sido muy valiente y ha puesto negro sobre blanco lo que muchos pensábamos y sentíamos pero no nos atrevíamos a hacerlo.

      Eliminar
    4. No se ponga usted así, Anónimo de las 18:41. No creo que nadie ponga en duda la trascendencia del tema tratado en Patria. Se trata de si la novela es buena o no lo es. Y en este caso, quizá se le ha dado excesivo bombo, hasta el punto de que ha llegado a más lectores de los que presumiblemente hubiera llegado sin tanta promoción y elogios en los medios. Todo sea dicho de paso, a mi la novela no me ha parecido tan mala como Tongoy la pinta, aunque creo que le sobran muchos capítulos intrascendentes sobre asuntos amorosos etc que son un relleno innecesario para una novela de por sí bastante larga.
      Por cierto que sigo con la curiosidad sobre si la identidad de Nerea es cierta, o metafórica: no he pretendido ser ni ofensivo, ni "sosaina".

      Eliminar
    5. Hola, Javier.Me llamo Nerea, si, y soy guipuzcoana como la protagonista ;) Un saludo!

      Eliminar
    6. Precisamente el excesivo bombo se le ha dado por tratar el tema de ETA, todo lo demás (que esté bien escrita, que tenga un mínimo de profundidad) ya es secundario.

      Eliminar
    7. Sí, supervaliente: un tío que lleva 30 años viviendo en Alemania y que ha escrito una novela sobre ETA cuando de ETA ya no quedan ni las raspas...

      Eliminar
    8. Tampoco hay que exigirle a Aramburu que detenga a Josu Ternera y lo ponga en manos de la justicia del pueblo. Lo de él es escribir. Y no lo hace mal del todo.

      Eliminar
    9. Yo quería preguntar algo explícitamente, aunque de pasada ya me han contestado. Sin entrar en si como novela es buena o no, me reconozco arrasado por el contenido, por LO QUE cuenta la novela. O bueno, por alguna de las cosas que cuenta. La que me interesa y me impresiona es la efectividad con la que se le adjudica un estigma a una próxima víctima, y como el pueblo entero responde, ahí sí, de la noche a la mañana. De la noche a la mañana aparecen unas pintadas, y la gente deja de hablar al aludido.

      ¿Esso fué así? ¿Eso fue frecuente en las poblaciones pequeñas vascas? ¿Alguien/muchos lo ha/n vivido directamente?

      Eliminar
  2. Te pasamos todos nuestros anónimos, Tongoy. Suerte.

    ResponderEliminar
  3. OK, Tongoy: ¿No te ha gustado el libro? Reviéntalo si te apetece; estás en tu derecho. Pero eso de "escrita por un señor que lleva más o menos ese tiempo viviendo en Alemania que por muy expertos que sean allí en derivas fascistas ya te pilla un poco de oídas." Eso sólo lo puede escribir un miserable hijo de puta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada vez que pienso en dejar el blog llega un comentarista que me hace cambiar de idea. Bendito sea.

      Eliminar
    2. Supongo yo que esta persona que llama "miserable hijo de puta" a Tongoy estará en contra del fanatismo y la violencia...

      Eliminar
    3. ... Y de los miserables que critican a un autor (que no a una obra) con el peregrino argumento de que el asunto "les pilla de oídas".

      Eliminar
  4. Joder, al menos a nosotros no nos han llamado "miserables hijos de puta". Juan, hemos de superarnos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maldito Tongoy! Y leyendo sólo 60 paginuchas, cuando nosotros nos lo hemos tragado entero y por partida doble...
      Bueno, va... algo se nos ocurrirà.

      Eliminar
  5. pues si aramburu es el nuevo tolstoi, y su libro tiene menos de la mitad de las páginas que tiene guerra y paz -que no he leído porque me parece que contiene una cantidad excesiva de texto- podría consolarme de la no-lectura de tolstoi diciéndome "bueno, pues leo patria y es como si leyera guerra y paz", lo cual tal vez funcionaría si la dicha patria tuviera digamos 200 páginas, pero teniendo 500 páginas como tiene, incurre entonces también -si bien no a tal grado como guerra y paz, desde luego- en un exceso de texto, cosa que me lleva a la siguiente determinación: esperaré a que surja un escritor tan grande como aramburu -que a su vez emula a tolstoi- y publique un libro de menos de 150 páginas que yo pueda leer sin que esta puta pereza se abata sobre mi cansado espíritu

    ResponderEliminar
  6. Por Dios, lector perezoso, qué coñazo de observación ha cagado ud aquí.

    ResponderEliminar
  7. Sin coñas de Sexto Piso pero me parece una crítica muy plana. Parece que comienzas el libro con prejuicios. Patria, como ha dicho alguien, no es ni el novelón que han vendido ni tan mala como la describes. A mí, personalmente, me ha gustado pero no hace falta avanzar 60 páginas para detectar sus errores, sus lugares comunes y sus personajes prototipo. A pesar de ello creo que también tiene cosas buenas y esta crítica parcial los olvida. Haciendo una crítica totalmente opuesta a Babelia te pones a su misma altura, me parece que tan poco aporta una como otra y entiendo que ellos cobran y esto es por amor al arte pero hay otros blogs, sin ir más lejos Un libro al día, donde han montado un diálogo y han sabido hablar mejor de los pros y los contras del libro. Un saludo, Salvador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Lugares comunes, personajes prototípicos, etc, y aun así se vende como la novela del año y todos los medios escritos disculpan todos sus errores y la ponen por las nubes? Venga ya.

      Eliminar
  8. Patria no tiene ninguna profundidad literaria, se pongan algunos como se pongan. El problema no es haberla leído entera o no, el problema es que la opinión de todos los lectores NO VALE LO MISMO. La gente que lee a Zafón y a Nora Roberts está leyendo ahora Patria y cree que ha descubierto la alta literatura. Pero es que no podemos olvidar que hay lectores de Mc'Donalds que no tienen paladar ni puta idea de nada. Cojones ya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya está el snob de turno...supongo que tu tienes un paladar finísimo, que solo lees a los clásicos, ves pelis de Akira Kurosawa y comes solomillo a diario, no te jode

      Eliminar
    2. Pues sí. ¿Qué pasa?

      Eliminar
    3. Y ya está el que saca siempre la palabra "snob" ante la verdad incuestionable de que la mayoría de los lectores se conforman con muy poco y tienen un baremo crítico muy bajo, por no decir nulo. No es esnobismo, es simple humanismo: preocupación por educar el gusto, enseñar las diferencias entre la buena literatura y los pésimos libros y extender el buen criterio. Cojones ya.

      Eliminar
    4. verdad incuestionable?Eso sí que es estar abierto al debate y a considerar opiniones distintas a las de uno mismo...Ah! y escribo snob y no esnob porque me sale de los "cojones ya"

      Eliminar
  9. Pues en El Cultural hoy vuelven a hacerle una lavada de bajos a Patria...

    Y cuidadín con lo que habláis por aquí, dicen que el propio Aramburu se mete en todos los foros donde dicen que su novela no es el mejor libro del año.

    ResponderEliminar
  10. Eres un tipo duro, Tangoy. Por cierto, ¿qué es fastizoides?

    ResponderEliminar
  11. No es que la novela de Aramburu sea simplista, es que el mundo que retrata es simplista, fascista, unilateral. Es un universo sectario lleno de tópicos y frases hechas sin sentido, cuya correspondencia con la realidad es mínima: estamos "oprimidos" y "por eso" no tenemos "otra opción" que recurrir a la "lucha armada." Tremenda toma de conciencia "revolucionaria" formada por eufemismos, mala sangre y estupidez. Y de fondo el sempiterno racismo de un "pueblo muy antiguo" e "invadido" por otro más "moderno" y se supone que "inferior." De tanta porquería ideológica y moral es imposible que salga "Guerra y Paz." Saldrá una crónica negra del costumbrismo castizo español con boina y capuchón; fascismo, sí, aunque de barriada o pueblucho. Aramburu no puede ir más allá de la mediocridad porque los personajes/situaciones que retrata son trasuntos de una realidad mediocre y sórdida hasta la náusea. Con semejante materia prima Aramburu debería ser Tólstoi para trascender lo fáctico e ir hacia una construcción narrativa más elaborada. Y es que el grotesco "conflicto vasco" (simples asesinatos por la espalda o bombazos en una calle atestada) no da para más. De todas formas, las 600 páginas de "Patria" llenan por bien escritas, veraces e interesantes sobre todo a un nivel ideológico y sociológico más que literario. Ciertas parcelas de la sociedad vasca son una pocilga étnica y Aramburu tiene la decencia de iluminar este estercolero. Esto no lo hacen ni Atxaga, ni Lertxundi, ni Saizarbitoria, ni ningún otro escritor "nacional" y "euskaldún." De ahí el mérito de Aramburu y el odio que le tienen algunos.

    ResponderEliminar
  12. Perico de los Palotes30 de diciembre de 2016, 14:46

    Si bien es cierto que la realidad en que se basa la novela es cutre y gris a más no poder, hay hay que hacer notar que grandes hacen brillar hasta las piedras más macarrónicas del camino.
    Claro está que Aramburu no parece serlo, puesto que habría conseguido pulir un brillante de semejante cagarruta de la realidad.
    No quisiera dejar de decir que no me he leído la novela por lo que este comentario es perfectamente prescindible (como la reseña de Tongoy y la casi totalidad de los comentarios)

    ResponderEliminar
  13. Sacar oro de la mierda únicamente está al alcance de algunos genios de la pluma y de los alquimistas medievales. Aramburu no es ninguna de las dos cosas. Es, eso sí, un escritor sólido y con oficio, aunque algo romo para mi gusto.

    ResponderEliminar
  14. Pues eso, para qué añadir más, soy de la misma opinión. Una novela simple y simplista, maniquea a más no poder, psicológicamente nula y tremendamente inofensiva... pero claro, como trata el tema de ETA, todos a alabarla, no podría ser de otra manera.

    ResponderEliminar
  15. Comparada con los etarras de verdad la novela es ciertamente inofensiva.

    ResponderEliminar
  16. ¿Por qué es una deriva fascista?. Será porqué el franquismo no era fascista...
    Puede perfectamenye compararse a "Guerra y Paz" versión pobres gentes y sin el genio de Tolstoi, claro pero no deja de intentar ser un retrato histórico de cuarenta años vivido por gentes sencillas.
    No sé prque el etarra es tan primario, tan palurdo y su hermano, como quien dice, un intelectual. Excepto el etarra, tan gárrulo, sus coetáneos parecen bastante proclives a la instrucción y a tener un comportamiento civilizado.
    Las historias de los coetáneos del etarra chirrían como un culebrón de radio de los años cincuenta. Aramburu debió expresar de otra forma cómo la muerte de Txato afecta a todos y cada uno de los personajes.
    No la leí a disgusto de lo contrario la hubiera dejado pero en todo momento he sido consciente de ciertos defectos. Pasar de Ruiz Zafón a Aramburu sería un salto a favor del lector, le podría servir de tránsito a literaturas mejores. Claro que hay quien no discrimina una prosa de otra y sólo parece interesado en que le cuenten cosas.Creo que es un retrato de ETA superfiial y muy parcial pero, tal vez, "Patria" dé paso a libros más intensos y profundos.
    No está mal el fingido desorden de la estructura que hace lo que quiere con situaciones en el tiempo pero el lector nunca se pierde.
    ¿En Alemania saben de fascismo de oídas?
    Tongoy, no se merece ciertos comentarios moralmente insostenibles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo, en cambio, que Aramburu les hace casi un favor a los etarras en su novela porque los etarras de carne y hueso son infinitamente más repugnantes, simiescos y primitivos. Aramburu embellece la realidad cuando habla de ETA. Es casi un novelista rosa, un Corín Tellado. De hecho, los etarras no merecen que se hable de ellos excepto en los manuales de zoología.

      Eliminar
    2. Lo que yo pienso es que tantos anónimos podéis perfectamente ser etarras camuflados que utilizáis este blog para comunicaros en clave.
      Yo no, por supuesto.

      Eliminar
    3. Parece una trama digna de una novela de Chesterton pero es muy posible.

      Yo, lo creo.

      Eliminar
    4. No seamos ingenuos, ciertas lecturas (concretamente éstas, las de garrafón barato) no sirven de tránsito a sus lectores hacia la verdadera literatura. Es una memez pensar que los lectores de Zafón o Aramburu van a dar el salto después a Dostoievski. Si no existieran Zafón o Aramburu, sencillamente, no leerían nada, lo cual es, visto lo visto, casi mejor.

      Eliminar
    5. pARA MEMECES LAS QUE DICES TÚ Y SIN NOMBRE.

      Eliminar
    6. Aprende a usar el teclado, estúpida. Tú seguro que eres otra acérrima de Zafón y Murakami.

      Eliminar
    7. Mucho mejor Zafón, siendo malo, que Rollokami, siendo japonés. Que la gente lea al japo ese como si fuera un novelista "de calidad" resulta alarmante. Rollokami es el peor escritor japonés de la historia. Debería hacerse el harakiri de una vez y dejar de apestar las bibliotecas con sus mierdas postmodernas o postmortem. Tengo un elefante pequeñito en un mundo de colores cerca de Kyoto. Estos son los argumentos (?) de ese subnormal.

      Eliminar
  17. ¿Para cuándo la gran novela vasca sobre el conflicto desde la perspectiva de los etarras? Porque hay etarras que, además de matar, escriben, pero todavía su ingenio no ha destilado una obra de ficción histórica, y por lo tanto épica, sobre la eterna guerra entre euskaldunes y españoles. Esta novelaza podría titularse "Patria II. Respuesta patriótica a Aramburu" y si tiene éxito continuarse al estilo de "El padrino." Una saga. La promoción comercial la podrían hacer tipos encapuchados y con metralletas de juguete hablando su rocosa lengua ancestral, pero siempre con el traductor cerca, porque en el Estado fascista y opresor los enemigos no entienden el idioma de Adán en el paraíso y podrían huir despavoridos. El argumento de "Patria II" sería atrayente y a la vez melancólico. Érase una vez una nación que tenía 10.000 años de historia y sus habitantes vivían todos felices entre prados verdes, caseríos y vacas. Todo funcionaba de rechupete con la ayuda de Dios y sus viejas leyes de comunismo primitivo: todos iguales, todos vascos. Pero, un mal día, algo empezó a rebullir al sur del Ebro. Un pueblo infame nos robó primero la tierra y luego el alma. Entoces, unos jóvenes valientes...y ahí, justamente ahí, comenzaría el segundo capítulo. Amigos etarras, ya que tenéis tiempo de sobra en vuestras ergástulas de Huelva o Cádiz, ¡a escribir!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes ya muy currado el argumento... a ver si va a ser verdad la tesis del otro anónimo de que sois todos etarras camuflados...

      Eliminar
    2. No somos etarras, somos algo mucho peor. ¡Masones!

      Eliminar
    3. No sé si una novela escrita por etarras, pero sí estaría bien una de alguna víctima de las víctimas, que también las ha habido. Pero a este país le falta todavía mucha madurez para saber acercarse a ciertos temas.

      Eliminar
    4. Ja, ja... eso, eso: una novela sobre las víctimas de las victimas, escrita por una víctima de las víctimas de las víctimas y con comentarios anónimos de las víctimas de las víctimas de las víctimas de las víctimas.

      Eliminar
    5. Como dice José Irazu Garmendia: el problema vasco se solucionará cuando aprendamos todos a volar. Lo ha repetido bastantes veces, hasta en la tele. Peor que Murakami.

      Eliminar
    6. Esta es una novela multifocal, porque desprende y contiene todos los puntos de vista posibles. Un mérito más para añadir

      Sin embargo, si quieres leer novelas desde el estricto punto de vista de un terrorista lee "El hombre solo" de Atxaga (1993) o "Y Dios y en la última playa" de Cristóbal Zaragoza (1982)

      Eliminar
    7. Y me permito otra sugerencia
      Si quieres saber de dónde viene todo tienes que leer "Verdes valles, colina rojas" de Ramiro Pinilla (2004-2005. Tres tomos. Ed Tusquets) El último tomo, "las cenizas del hierro" conecta temática e históricamente con "Patria"

      Eliminar
  18. Respuestas
    1. Sí crea. Fíjate en las revoluciones, que no dejan de ser bravas resoluciones.

      Eliminar
    2. Si esa es tu idea de creación...

      Eliminar
    3. Creo que no. Es de un ruso tarado que se llamaba Nechaev o algo así.

      Eliminar
  19. el etarra entre el centeno31 de diciembre de 2016, 5:51

    se avisa a todos los etarras camuflados que se asomen por aquí, que deben trasladarse de inmediato al blog de perez vega para seguir recibiendo las últimas actualizaciones pertinentes al próximo ya saben qué de ya saben dónde

    ResponderEliminar
  20. Y los jóvenes patriotas se organizaron para liberar a su patria de tan vil enemigo. Cuando miraban a los invasores éstos caían como fulminados por el rayo en una mañana clara. El pueblo aplaudía complacido y pedía más, más, más. Pero la fuerza y el número, que no la valentía, se impuso, y los jóvenes patriotas fueron muertos, encerrados o dispersados. Y entonces, sólo entonces, aquellos que gritaban más, más y más empezaron a decir: no recordamos nada, derechos para todos, hay que convivir sin violencia. Zaratustra tras mucho cavilar sacó la siguiente conclusión de aquella guerra: los armados eran repugnantes, pero los desarmados cobardes y cínicos a la vez que repugnantes. No volveré a pisar este paisito miserable nunca más: es antiguo y verde, pero también rastrero. Es preferible la estepa con todas sus moscas. Esto dijo, se dio la vuelta, sacudió el polvo de sus pies y se perdió en la lejanía.

    ResponderEliminar
  21. Tongoy es un proetarra, igual que todos los que se atreven a afirmar que esta novela es una mierda. Cuidao que por menos la Fiscalía ha llevado a gente a juicio.

    ResponderEliminar
  22. Mejor que una novela: ¡una obra de teatro! Podría titularse "Diálogo entre el patriota y el invasor" Ahí va un fragmento:

    PATRIOTA (mueve las manos con energía, tiene frenillo y escupe al hablar): ustedes no tienen derrechooo a juzgarrr nuestra lucha porrrque ustedes nos han invadido y quitado nuestras leyes viejas y todo, ¡todo!

    INVASOR (incrédulo y en voz baja): ¿el concierto también?

    PATRIOTA (indignado, golpea la mesa, fuera de sí): el concierrtooo es derrrecho histórrico. Maldito rrrufián. No dejáis de provocarrr. Nos vamos a irrrr.

    INVASOR (conciliador): pese a tantos muertos cauados por los patriotas, nadie piensa en violentar el autogobierno ni en denigrar...

    PATRIOTA (brazos en jarras, voz ronca de rabia): ¿qué muerrrtoss? Ustedes nos invadierrron antes. Nosotrrrros nos defendimos. Provocadorrrr. ¡Facista!

    INVASOR (en voz baja, se humedece los labios): me refería a cerca de mil personas que...

    PATRIOTA (furioso):¡Nein! muerrtosss están, señorrr. De todas forrrmas, admito que esas perrrsonas fuerrron ejecutadas por nuestrrros brrravos muchachos, pero tampoco lo fuerrron en rrealidad y en todo caso la culpa la tienen ustedes. ¿Estamos? No provoque más caballerrro o desenfundo.

    INVASOR (asustado, sonríe forzado y hace un gesto indefinido con las manos): bien , bien. Si descendemos a los detalles volvemos a las andadas. No se ponga violento, caballero. Como usted quiera. Telón, por favor.

    FIN

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué plastas que estáis algunos

      Eliminar
    2. ¿Por qué los vascos son tan cobardones y asesinos? Hay que investigar este problema, Watson.

      Eliminar
    3. Lo que hay que investigar es por qué en vez de celebrar la Nochevieja, alguien prefiere estar metido en internet insultando a la gente.
      Venga, que tengas un Feliz Año y relájate.

      Eliminar
    4. Año nuevo, nueva formulación de la pregunta, mi querido Watson. ¿Por qué sólo se tiene memoria de las víctimas del franquismo y no de otras víctimas más recientes? No vale responder: es que las víctimas de Franco fueron más, porque también fueron más las de Camboya y por estos pagos no las recuerda ni Dios. Caballeros, creo que la literatura es historia además de ficción. Y Aramburu es un novelista histórico con poca imaginación pero buena memoria. Por eso su novela sienta como un tiro a algunos. A estos pendejos les seguiremos poniendo en la picota, como se merecen. Gracias.

      Eliminar
    5. Recordad. La mejor novela del año, literariamente hablando. Tras las de la guerra civil ahora viene esto. Pero no ha pasado tiempo suficiente para que valoremos lo literario del tema, tal vez dentro de un siglo. Así que a sufrir bellacos.

      Eliminar
  23. Tongo, no tese olvide que además de Fresy Patinete, Luna Miguel tiene firmada novela con Alfaguara en el 2018 o asin. Igualmente, Lamadrid anda tras el primer libro de relatos de Ulyses, the son. Aunque el homérico es más proclive a Alpha Decay, en la órbita de Alicia Kopf, Librería Caldera y Poblesec modern life.

    ResponderEliminar
  24. En esta ocasión no coincido contigo. Y mira que muchas veces me digo que tienes razón. En esta ocasión, no.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  25. Hola a todos:

    Amigos, amigos, TONGOY´S BOYS, ha llegado el nuevo año y seguimos en la misma deriva de siempre. Tenemos ideas, somos lúcidos, fuertes, pero seguimos desperdiciando nuestras mentes poderosas en este mar del anonimato, en el océano Tongoy. Debemos dar un paso al frente, pasar a la acción. Tongoy ha de guiarnos en nuestra lucha. SOMOS LOS TONGOY´S BOYS.
    Propongo que este 2017, centenario de la Revolución, sea el año del cambio, de la nueva revolución literaria, que ha de nacer aquí, en el blog de Tongoy. Propongo que nos organicemos, que actuemos fuera de internet: asaltemos las librerías al grito de ¡SOY UN TONGOY BOY!, rociemos con gasolina los libros de Aramburu, Marta Sanz, Olmos… y prendámoslos fuego. Acciones rápidas, pero feroces y contundentes. Acciones organizadas, en cada ciudad, en cada punto de venta de la iniquidad literaria patria. SOY UN TONGOY BOY.
    Dejemos sólo los libros de Alba o Cátedra, que no nos engañen más, echemos al fuego primordial todo lo otro. SOMOS TONGOY´S BOYS. Un paso al frente, basta de lamentos anónimos, seamos fuertes y dignos de nuestra inteligencia. Una acción (el fuego) y un grito:

    ¡SOY UN TONGOY BOY!

    ResponderEliminar
  26. Una canción para los Tongoy's Boys: https://www.ivoox.com/hermanos-calatrava-boys-audios-mp3_rf_3100114_1.html

    ResponderEliminar
  27. Carlos, no sé si es la mejor novela del año. ¡Que manía con los podiums y las medallas, como si no tuviésemos suficiente con el balón de oro!

    Pero "Patria" es una gran obra que trasciende lo meramente literario. Aramburu ha escogido la forma y el estilo más eficaces para explicar lo que quiere explicar, y creo que lo consigue. No es nada fácil crear personajes desde lo que dicen, o de lo que hacen; crear carnalidades psicológicas a través de los diálogos, sin apenas intervención del narrador. Con el tema que enfrenta el autor, no es nada fácil no caer en estereotipos, o maniqueísmos al uso, por mucho que su narración sea comprometida, y Aramburu consigue versimilitud, consigue emocionarnos, consigue que el empaticemos con todas y cada una de sus criaturas, con una realidad que, sobre todo, es humana y no política.
    Ese, a mi juicio, es el gran logro de "Patria"

    En un tiempo en que nos desgañitamos solicitando de los intelectuales compromiso hacia lo que ocurre en la sociedad , creo que "Patria" no solamente es necesaria sino que es un ejemplo a seguir.

    ¡salud!

    ResponderEliminar
  28. Os recomiendo la lectura de Intxaurrondo. La sombra del nogal, de Ion Arretxe en Ediciones El Garaje, uno de los mejores relatos que he leído sobre tortura y un terrible retrato generacional de los movidísimos años 80 en Euskadi: punk, ETA, droga, Kortatu, detenciones, porno en las teles de los bares y reconversión industrial. David Trueba le dedicó su columna en El País, pero es un libro demasiado silenciado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿De qué torturas habla ese desgraciado? Si la policía cumple con su deber aplastando sin contemplaciones a los delincuentes separatistas inmediatamente se dice que se les tortura. Pues sí, coño, que se les torture de verdad a ver si nos cogen miedo y nos dejan en paz de una puta vez. Aquí, o se aplica el método Ludovico a los comunistas de mierda separatistas rijosos hijoputas para que se comporten como personas normales y respetuosas de la leyordenespaña o se los cepilla sin más ni más. Viva España, coño. Más vino.

      Eliminar
  29. Anónimo, las manos leeeentamente sobre tu cabeza, deja caer la pistola sin hacer un solo movimiento extraño y repite en voz baja mientras te pongo las esposas: el tribunal de orden público ya no tiene potestad, el tribunal de orden público...

    ResponderEliminar
  30. Buenas. No me he leído 60 páginas. Me la he leído ENTERA. Y estoy totalmente de acuerdo con Tongoy. Floja, previsible, no sé, como mal escrita o escrita deprisa y corriendo. Flaco favor al denominado conflicto. Menudo perezón....

    ResponderEliminar
  31. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  32. Pues Aramburu ya lleva vendidos 100.000 ejemplares. En su caso, con la patria se hace caja. Y se anuncia serie de televisión. Negocio redondo.

    ResponderEliminar
  33. No te lo pierdas, que va a hacerla con telecinco. Saldrán las "mamatxitxos" o algo así... Es broma.

    ResponderEliminar
  34. Lo cierto es que yo voy por la mitad y la dejo porque me aburre soberanamente. Me he esforzado, pero como yo considero que la lectura tiene que ser un placer, a otra cosa mariposa que la vida es muy corta para estar aguantando un retrato tan simplón de la sociedad vasca. Ya tuve bastante con los ocho apellidos vascos. Espero que no salga el Aramburu de turno en Catalunya e intente hacer lo mismo con la sociedad catalana, igual que los ocho apellidos catalanes. Apa, arreveure.

    ResponderEliminar
  35. Lean "Fuegos con limón".

    ResponderEliminar
  36. La mejor novela española, por patriótica, vibrante y veraz, la escribió Don Jaime de Andrade. Esa novela es "Raza." Léanla, no les decepcionará. Y si les decepciona es que son malos lectores y peores españoles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nacido en El Ferrol de Andrade en 1892.

      Eliminar
  37. Estoy de acuerdo en que la novela puede no aportar nada nuevo, puede que no sea la obra del siglo... pero atreverse a hacer una crítica, reseña, o como quiera llamarlo habiendo leído menos del 10% me parece, cuanto menos, irresponsable. ¿O es que quizá lo que quiere Tongoy es generar polémica? No, no puede ser, él nunca lo haría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la opinión que me merece el libro habiendo leído 60 páginas. No me parece que sea ni tan osado, ni tan polémico ni tan difícil de entender.

      Eliminar
  38. Independientemente de que una novela me haya gustado o no y la considere mala o buena, me gusta leer todo tipo de opiniones, me gusta sobre todo leer las opiniones negativas de los libros que yo he disfrutado mucho, como es el caso de Patria, porque siempre pueden aportarme otro punto de vista. En esta ocasión, estoy ante la excepción porque la poca o mucha razón que pudiera usted tener la pierde con el tono irrespetuoso del que hace gala.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, el tono, ese gran enemigo de los espíritus sensibles.

      Eliminar
  39. He leído el libro de un tirón . Desde que lo comencé no lo he podido dejar hasta acabarlo .
    La crítica que encabeza el blog , sí que tiene prejuicios , además es prepotente .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda es un libro que tiene su público. Lo celebro y le felicito: tiene usted mucho más donde elegir que yo.

      Eliminar
  40. Para algunos si no se parece a La broma infinita de David Foster Wallace, toda novela es un truño insufrible, y es evidente que por lo que evidencia el autor del blog, con la del yanke no pasó de la contraportada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que la habrán leído en inglés, porque la traducción de "La broma infinita" es una broma infinita.

      Eliminar
  41. Esto es una crítica y lo demás es tontería:

    vientosur.info/spip.php?article12381

    Todo lo que había que decir sobre "Patria".

    ResponderEliminar